3/06/2008

Tardiando sin huesito


Ah, los perros criollos, aquellas chanditas de mirada melancólica y serena, de ojos conversadores y experimentados.
Criollos que acompañan familias de todos los estratos, carretilleros ambulantes, recicladores, indigentes y vagabundos.
Pulgosos esos que generan alegrías, brindan cariño y fieles hasta la eutanasia o hasta que un carro los atropelle.
Este perro, tardea en la Comuna 13. Casa en material y ladrillo.
Como es de rico tardear con chocolatico... a este perro le tocó, pero sin huesito

1 comentario:

JuanDa dijo...

Jejeje... excelente metáfora: "Ah, los perros criollos, aquellas chanditas de mirada melancólica y serena, de ojos conversadores y experimentados." Asi son. Con lo del chocolatico, me hiciste recordar a mi tia Analuisa en Fredonia mi pueblo natal, Nos encantaba a mi hermano y a mi ir alli porque la tia nos daba unos algos espectaculares. huevito de yema roja revuelto con quesito y arepa de maiz sancochao. hoy por hoy va uno de visita a alguna parte y si acaso le ofrecen un tintico y eso q instantáneo.