4/06/2008

Navidad peremne


Imagen en el Barrio Santo Domingo
Aprovecho para dejar la queja de Gloria, una amiga mía...
Es la primera vez que voy a relatar una historia relacionada con los atropellos de Carrefour Apolo en Medellín, aunque no es la primera vez que situaciones arbitrarias e irresponsables me ocurren en este almacén.
Este lunes festivo que acaba de pasar, 2 de junio de 2008, de compras en el Carrefour Apolo nos encontramos con que en la panadería todo estaba marcado como hecho del día, panes, pasteles y demás tenían en la etiqueta como fecha de fabricación el 2 de junio y fecha de vencimiento el día 7 de junio.
El comprador incauto tomaría cualquiera de los productos convencido de la veracidad de estas fechas. Sin embargo, mirado con sólo un poco de detenimiento pudimos percibir que la dichosa etiqueta que garantizaba frescura se sobreponía a otra en la que alcanzaba a verse, en algunos casos, como fecha de fabricación el 29 de mayo, en otros, el 27 de mayo, con fecha de vencimiento del 1 de junio.
Pero ni siquiera era indispensable conseguir una lupa para mirar con exactitud estos datos. Los panes integrales, por ejemplo, estaban visiblemente afectados por su “frescura”: tenían moho, mancha verde que le da al pan cuando está lo bastante viejo como para no comerse.
Ya en otras oportunidades, distintos miembros de mi familia se han encontrado con productos vencidos (pastas, granolas, mermeladas golosias, mazapán) en las estanterías de este almacén. En esas ocasiones un supervisor (desatento en todos los casos) ha sido enterado de la situación sin que el llamado de atención de los clientes genere ninguna explicación, excusa o promesa de su parte.
He sido testigo de que vuelven a ubicar el producto que uno ha llevado como muestra de que está vencido en el estante respectivo…
La situación no deja de ser preocupante por cuanto se trata de un asunto de salud pública, responsabilidad con el consumidor y respeto por los clientes. ¿Qué pasa con el comprador que en la premura de una compra no observa bien el producto? ¿Quién habrá de responder por los daños causados a una persona que ingiera estos productos vencidos? Grave e irresponsable.
Ahora, más preocupante resulta si uno se pone a pensar que el mismo mecanismo de “actualización” de fechas de fabricación y vencimiento en los productos perecederos se aplica a las carnes (pollo, pescado, carnes frías) y quesos que empaca Carrefour, ¿qué le espera a sus consumidores una vez se coman un pollo vencido y se intoxiquen?
La pregunta más importante que tendrá que responder públicamente Carrefour a los consumidores es ¿cómo garantiza la calidad de sus productos y la veracidad de la información que nos entrega?
Gloria E.

No hay comentarios.: