26/05/2008

Un sueñito de medio día no cae mal


Un sueñito a medio día cae delicioso, aumenta la productividad en las horas pasadas al meridiano y relaja más. Un sueñito de medio día recarga energías, nos desconecta por un instante del ritmo laboral y nos da buen genio. Llévese una estera para el trabajo o el estudio, apague el monitor o el pc y a dormir...

1 comentario:

Eliana dijo...

siestas!! :) que rico! :)
y que foto tan linda.