30/05/2008

La lepra no está tan lejos


Don Señor (me perdonan pero olvidé el nombre) pide ropa casi siempre, pero recibe lo que le den. Pero hay una diferencia grande, a este señor que pide por Las Cabañitas en Bello lo conocemos hace años de los años.
Este agradable y amable señor tuvo lepra, o tiene porque al parecer nunca desaparece del todo sino que se controla. Él viaja una vez al año a Medellín para recoger ropa y llevarla a Agua de Dios, un municipio de Cundinamarca que recibe a todas las personas que sufren de lepra en Colombia.
El gobierno los aloja en un hospital y les brinda alimentación y estadía. Es toda una colonia la que conforma este grupo y Don Señor viene por ropa para llevarle a sus compañeros.
La lepra no es de los tiempos de el Cristo... la tenemos bien cerquita.

1 comentario:

medea dijo...

Y por qué siguen siendo segregados en un barrio? Yo pensé que esa mentalidad había sido erradicada. Que extraño y qué interesante.