7/05/2008

Asomos de luz


Es como el resquicio que permite entrever mi ciudad como una pintorezca postal de verano. Ventana que revela mundos que no he caminado aún. Pintura permisiva que me invitar a atravesarla para conocer de ella el corazón de mi urbe.

Desde esta casa, que huele a arepa casera, que huele a empella, que huele a recursiva solvencia de una buena vida. Desde esta casa habitada por desplazadas de la muerte, miro a la comuna 13 para acercarme por vez primera a unas calles vírgenes a mis ojos.

El Metro Cable me ha acercado a esta dama de retazos curtidos, me permitio coquetiarle con mi cámara, me permitio guardarla en mi ojo por unos instantes. Aún me huele a arepa casera y a mamá. Aún me huele a soledad de amor y aventura.

No hay comentarios.: