13/02/2008

No parta la mandarina con cuchillo


Extraño bastante la mercada en la Plaza Minorista. Su actual orden, sus variados olores, sus frutas frescas, la espectacular visión de colores que parecen infinitos.
nada como saludar a Niño y preguntarle por los guineos y el plátano. Buscarse una piña y adivinar su dulzura por el color. Comprar la yuca y decirse que esta vez sí va a salir buena. Preguntar por el kilo e papa... está rebajada, deme dos kilos pero de la mediana por favor. Preguntar por la mora y comprar un kilo. ¿A cómo la mazorca? pero no me la dé desgranada quese es mi trabajo.
Rico comprar la arveja en su capacho para desgranarla en casa mientras se ve algún programa de televisión. Qué rico era esa ahuyama recién partida, robarse esa papita questá caída. Qué rico era mercar en la Minorista de Medellín y ver las creaciones de mi Gran Diseñador celestial, ver que Dios "nació" pa´diseñador o publicista, para artista y pintor impresionista. :)

No hay comentarios.: