26/02/2008

Cadena Perpetua


Condenado a vivir por siempre en una celda, en cada casa, cada barrio, cada altar.
Condenado a vivir preso por siempre, mientras dure el yeso, mientras no se caiga la pintura.
Condenado a estar enrejado, hasta que este mundo esté limpio de pecado.
Condenado a estar no en los corazones, sino en calabozos personales, aquí y en cualquier lugar católico.
Parque de Bolívar, Medellín.

No hay comentarios.: