6/12/2007

Desafío divino


En la misma vitrina donde duerme josé, ya el niño nació y como es tan inquieto y desafiante, se fue a tomar una siesta sobre tremendas marranas de 31 y un tigre de bengala. Atrás, el asno mira a Jesús de manera curiosa tomando distancia ante tal necedad.
Vitrina en almacén de cachivaches.

No hay comentarios.: