19/11/2007

¿Ya perdonó a todo el mundo?


jajajaj... ¡No! No estoy fatalista, solo que tenemos que vivir la vida con una intensidad tal, que si morimos mañana o en quince minutos, lo único que tengamos que decir sea... ¡GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS!
Gracias a la vida o a Dios por presentarme esa mujer y ese hombre tan humanos (Papá y Mamá, esposa, esposo)
Gracias por los colores tan indescriptibles
Gracias por el viento, por el sol.
Gracias por caminar normalmente.
Gracias por escuchar, por los sabores de los alimentos...
Y así... las únicas cosas que valen la pena. Vivir cada día habiendo perdonado. Ir a misa o a culto, con conciencia de lo que rezo u oro. Viviendo cada instante de la misa, no robando las devueltas, no mintiendo, haciendo la fila, saludando, perdonando a cada momento...
Y ahí sí, mande a realizar su lápida prepago o al lado de los papeles del seguro, deje escrito su epitafio por si las moscas.
-Me voy sin apegos
-De verdad estoy descansando
-Me estoy riendo aquí donde estoy
-Estoy viendo el rostro de Jesús, no me esperen...

No hay comentarios.: