9/11/2007

Mujercitas robustas


1923... La sociedad pedía mujercitas robustas. Los flacos eran vistos como enfermos. Claro que yo hubiera pasado como enfermo entonces. Claro que como ya me casé, estoy ganando en carnes.
Anorexia y bulimia... que son sinónimos de baja autoestima, de padres ausentes, de rebeldía presente. Cáncer mental del siglo 21.
Y si supieran como es la presión interna en colegios de estratos altos.
Niñas robustas, sanas y alegres... el orgullo de los padres y la bendición del hogar. 1923.
Aviso de prensa en El Colombiano, archivo de la Universidad de Antioquia

1 comentario:

Fernando Ríos dijo...

Entonces yo ando completamente sano! Jaja.

Acabo de comprobar que la gente de las Emulsiones Scott repartían por todos los rotativos la misma propaganda y al mismo tamaño. He visto la misma propaganda en el Diario El Tiempo de Piura de 19845 y El Comercio de Lima de 1934. Sin embargo, si retrocedes unos años más, en 1910, no había ningún aviso que promocionara la famosa emulsión, más bien aparecía, "grandazo", un bacalao de tamaño familiar y un aviso que decía "Señora, no deje que su hijo se enferme más. Déle aceite de bacalao. Adquiéralo en la droguería de su ciudad". Me imagino que eso es evolución, ¿no?

Un abrazo, muy buen trabajo, me entretiene bastante.