20/09/2007

Secuestro por interés personal


Divino Niño amarrado con cuerda a la base de el retrovisor de un camión de carga.
El problema de las imágenes, es que nos creemos manipuladores de la real substancia. Creemos mandar a Dios, Creemos que San Antonio se le sube la sangre cuando se le voltea al revés, creemos que al Niño la da miedo la oscuridad, creemos que tocando el yeso somos salvos, nos creemos más poderosos al mirar las imágenes religiosas de menos tamaño al de nosotros. Muchos no dejarían romper las imágenes religiosas que llevan dentro de su billetera... ¡por qué creemos que es el papel el que nos guarda?, ¿Por qué ante el daño de sagrado corazón de Jesús, simplemente se cambia el cuadro por otro similar y ya? ¿Qué poderes ejercen las imágenes sobre nosotros? ¿Por qué la incapacidad de mirar el espíritu?

No hay comentarios.: