28/09/2007

Pipa pal basuco


Juan Fernando no quiso mostrar su rostro para la foto "es que uno tiene su pasado, y no quisiera que me vieran como estoy ahora..." Hablamos un buen rato mientras mis alumnos de Comunicación Visual tomaban fotos en Plaza Botero. Juanfer me contó parte de su historia, su homosexualidad y su adicción al basuco. Armado de una caña de bolígrafo, un trozo de tubo de PVC, papel aluminio y una aguja cabezona que mantiene pegada en su camiseta -cual sastre- me explica la manera de armar un basuco. En sus manos sostiene las cáscaras de una mandarina que le regalé y que ya disfrutó. No tiene pareja actualmente y no está de acuerdo con ese tránsito sexual que ocurre en su lugar de residencia, una olla cerca a la Plaza Minorista de Medellín, donde venden droga y se transacciona con sexo. "No me parece que una vieja se la estén comiendo arriba en el segundo piso, mientras el marido está afuera esperando el dinero que le paguen a ella..." comenta Fernando.
Septiembre 20 de 2007 - Carabobo, Plaza Botero

3 comentarios:

Anónimo dijo...

son escenarios muy controvertidos.... el escapa de su vida usando la peor droga de todas y su vecino vende a la mujer por unas rotas, y a lo mejor tambien se pegara los sustasos

Anónimo dijo...

el basuco es lo mejor....quema neuronas como un hijo de puta...

Anónimo dijo...

La pipa de basuco es el mismo demonio absorbe tu mente y te enfrasca en un mundo donde la ansiedad y el desespero te carcome te monta en peliculas donde el mundo es tu enemigo te obseciona el deseo carnal y confunde tu identidad sexual solo es apta para seres sin alma y sin ningun opego fisico pues con el consumo de pipa canalizan su mantra espiritual a estados de conciencia astral donde se olvidan por un momento de que su alma ya esta en el infierno